miércoles, 10 de octubre de 2007

El asesino soy yo

(He evitado Spoilers, pero igual hay alguno suelto)
.

.
Una película, un manga y una serie basada en una novela. Tres historias. Y un punto en común: todas cuentan la historia de un asesino desde su particular punto de vista.
.
Dexter Morgan, Erica Bain y Light Yagami no son tan diferentes a ti y a mi. Uno trabaja para la policía y cuida de su hermana, otra tiene un programa de radio y planea casarse con su marido y Light es un estudiante de instituto en Japón. Ninguno de los tres destaca por nada en particular, al contrario. Son inteligentes, amables y solícitos. Pero dentro de ellos se esconde un asesino.
.
Dexter (Michael C. Hall) es el protagonista de la serie del mismo nombre, basada en las novelas de Jeff Lindsay. Trabaja para el departamento de policía de Miami como analista de restos de sangre. Tiene una hermana también policía y una novia con dos hijos. Todo normal pero… en realidad Dexter es un asesino en serie. Su padre le enseñó que si no podía reprimir sus impulsos al menos podía dirigirlos hacía quien se lo merecia: los que eran como él. Y así, Dexter sigue aparentando ser una persona encantadora mientras por las noches se dedica a su hobbie.
.
Erica Bain es el personaje que encarna Jodie Foster en la película La extraña que hay en ti. Todo en su vida va bien hasta que, por casualidades del destino, su novio y ella reciben una paliza por parte de tres delincuentes de poca monta. Erica despierta días después del coma y descubre que su novio ha muerto. Enfrentada al temor de salir otra vez a la calle y viendo como la policía no atrapa a los asesinos, se compra un arma. Poco a poco pasará de servirle como apoyo psicológico a ser un arma mortal contra aquellos que Erica cree que se lo merecen.
.
Light Yagami tiene una existencia aburrida hasta que cae en sus manos una Death Note. Esta libreta es propiedad de un shinigami que se aburre y decide tirar al mundo humano un arma mortal. Porque cada vez que se escribe el nombre de alguien en la libreta, esa persona muere. Light pasará de la curiosidad a la determinación y, después, a la locura cuando intenta construir un mundo mejor purgando a los criminales.
.
Las tres historias nos presentan tres personas que se toman la justicia por su mano. Unos por factores externos y otro porque no lo puede controlar. Y también vemos su historia de su mano. Sabemos que lo que hacen está mal, sabemos que sus razonamientos siguen sin ser suficiente para el asesinato y sin embargo… los comprendemos.
.
Comprendemos a Erica cuando aprieta el gatillo, deseamos que nadie consiga atrapar a Light y nos emocionamos cuando Dexter empieza una de sus cacerías. Y les comprendemos porque se acercan a ese oscuro pasajero que vive en todos nosotros y que no dejamos salir por motivos evidentes.
.
Quizás con quien más empalicemos sea con Dexter porque su condición le exime de cierta responsabilidad. Después de todo es un monstruo que intenta ser mejor persona. Erica llega a un punto en el que está fuera de todo pretexto y Light, desde el primer momento, se acerca a un ser totalitario y mezquino.
.
Por eso, el final de Death Note es lógico y necesario, porque cierra un ciclo que solo podía acabar de una manera. Eso es lo que se hecha en falta a la película de Jodie Foster, más garra en el final, demasiado complaciente para el camino que recorre Erica durante toda la película.
.
Y sobre Dexter… ya veremos como acaba todo.

2 comentarios:

ALX dijo...

Empecé Death Note creyendo que era un anime más y me sorprendió mucho con ese tono tan oscuro y ese protagonista que se cree Dios y que no duda en matar a quién el cree que se lo merece. A ver si lo retomo.

Sunne dijo...

interesante comparación que a mi tb me vino a la mente, Dexter es muy death note en varias cosas...